Vinilos/Un Mundo Sonoro y Visual

La sensación de experimentar la percepción del sonido de una manera diferente y concreta. Cada Surco contiene una sumatoria de emociones que salen a buscar a nuestros oídos. Es un medio de almacenamiento de sonido analógico, que tiene características sonoras únicas y envolventes. Nos deja en el interior de un templo, un espacio que nos hacemos en algún momento del día y de la semana, para dejarnos llevar por toda esa energía desplegada por los sonidos generados por un vinilo, que gira sobre una bandeja y que está en contacto con una púa mágica.

Escuchamos muchos vinilos, hacemos foco en Soda Stereo (Signos) (1986). No hay un modo,
No hay un punto exacto/Te doy todo/Y siempre guardo
algo… Parece que esta frase también funciona cuando transcurre el vinilo y nuestra atención se va acomodando a las escenas mentales que plantean los Soda.

Signos es el tercer álbum de Soda Stereo grabado y editado en 1986.
Esta edición esta echa por Sony Music Argentina (las tapas), el disco esta impreso en República Checa.


Lado A
1. «Sin Sobresaltos» Cerati, Bosio 4:24
2. «El rito» Cerati 6:07
3. «Prófugos» Cerati, Alberti 5:20
4. «No existes» Cerati 4:42
20:19
Lado B
5. «Persiana americana» Cerati, Jorge Daffunchio 4:52
6. «En camino» Cerati, De Sebastian, Alberti 4:31
7. «Signos» Cerati 5:16
8. «Final Caja Negra» Cerati, Bosio, Alberti 5:42
19:41

No es solo el hecho de escuchar en plenitud un sonido tan esperado, es la ceremonia que implica salir a conseguirlo. Recorrer las disquerías, un paseo con una finalidad, la búsqueda, dejándonos sorprender por lo que aparece sin ser pensado y es realmente, lo que nos conmueve y lo que llevamos para agrandar la colección que nos espera en casa.

Se puede tener un plan para elegir el material para escuchar. Pero el azar siempre nos tiene reservada una sorpresa y ese vinilo que tanto deseamos, puede aparecer de un momento a otro en esa batea olvidada, que nos estaba esperando.

Desde hace unos tres o cuatro años, el vinilo ha experimentado un aumento, tanto de difusión como en ventas. Los medios de distribución (tiendas on line), Internet y las descargas han contribuido a ello. Muchas personas, extasiadas ante la posibilidad de tenerlo todo a un clic, han encontrado o recuperado en el vinilo una plataforma distinta para escuchar música. Otros lo han hecho atraídos por lo vintage, por las carpetas, por su sonido o por el ritual de colocar un disco en el reproductor.

Este ritual que se realizaba en las décadas donde el vinilo sonaba cálidamente en todas las casas, reunía a toda la familia con el único fin de escuchar música. Levantarse temprano escuchando los discos de Sui Generis, The Beatles, Creedence, The Doors y demás artistas, jugar a reconocer los instrumentos que suenan en el vinilo, carreras a la bandeja cada 15 minutos para cambiar el disco, según el gusto propio, formaban parte de las costumbres del hermoso ritual.

No es solo el Sonido, es el Todo del Disco. La Gráfica, sus Símbolos, sus Signos. El Arte de Tapa, las Fotografías y Dibujos. En algunos casos las Letras de las Canciones son fundamentales. La Información presente en todos sus aspectos.

Estas costumbres hacen del vinilo una plataforma mas fuerte y que muchos artistas lo prefieren en lugar del CD. Grandes bandas siguieron editando en este formato y actualmente, ninguna lanza un disco sin su correspondiente edición en vinilo.

Uno de los formatos más longevos dentro de la música, ha resurgido cual Ave Fénix debido a la demanda generada por el público y no por una imposición de la industria. El ritual de sentarse a disfrutar de un disco, de a poco le da batalla a la descarga obsesiva de mp3. El placer sigue siendo Mágico y la Música, menos mal, es la Figura Central de esta Historia de Amor Sonoro y Visual.